La protagonista eres tú, por eso cualquier corona empieza en ti, en tus deseos y anhelos, en las flores que más te gustan. No es sólo una corona, es tu personalidad hecha flor. Y así pasó con Anna-María, que deseaba llenar su boda de flores y lucirlas en el pelo....